miércoles, 25 de octubre de 2017

VACACIONES EN CRETA (III) - Junio/Julio 2017

Viene de Vacaciones en Creta (II)

Chania

Nuestro apartamento en Creta estaba relativamente cerca de Chania (unos 4 Km) y por este motivo nunca llegamos a hacer una visita turística “como dios manda” a la ciudad. En realidad, lo que hicimos los tres días que estuvimos en la zona oeste de Creta fue aprovechar la piscina del apartamento por las tardes y, cuando empezaba a bajar un poco la temperatura infernal ya hacia las 19-20h, nos íbamos a pasear. Callejeando por aquí y por allí, conocimos Chania. No sé si es que teníamos buena suerte, pero aparcar el coche nos resultó siempre fácil (fuera del casco antiguo, en la zona más comercial). Chania (pronunciado Janiá) es la segunda ciudad en número de habitantes de la isla tras Heraklion, la capital,  pero sin duda es la más turística. A pesar de que no es una ciudad pequeña, su casco histórico es bastante “manejable”. Se divide en cuatro barrios: “Evraiki”, el barrio judío; Kastelli, Topanas y Splantzia; aunque si digo la verdad, no éramos conscientes de las fronteras entre unos y otros.

A título personal, la zona que más nos gustó sin duda fue el barrio judío. Es un entramado de calles, callejuelas, plazas y escaleras, con tiendecitas y tabernas por doquier. A nosotros nos resultó muy atractivo. Cualquier rincón vale para colocar unas sillas de colores, un tapiz o una lámpara. Este barrio se extiende en el extremo oeste del puerto, por detrás de la Fortaleza y el Museo Naval (es decir, hacia el sur). Además de hacer mil fotos, una de las noches nos sentamos en una de las tabernas del barrio para cenar una ensalada griega y unas sardinas a la brasa para chuparse los dedos. Lo mismo pensaba el gato que nos merodeaba todo el rato, jejeje. Os reto a que localicéis la sinagoga, está bastante escondida, pero nosotros la encontramos!  


El barrio hebreo de Chania

Barrio Judío

Barrio Judío

Sardinas a la brasa!

A continuación del barrio judío, otra de las zonas que más paseamos fue la concurridísima calle Chalidon (o Halidon) y la zona peatonal que queda a su derecha (mirando al mar). Esta calle es una arteria que atraviesa el casco antiguo, desde la ciudad moderna hasta la Fuente y el Puerto Veneciano. El primer punto de interés (para nosotros, claro) fue la calle artesanal por excelencia, la calle Skridlof o  calle de la piel; un estrecho pasillo semicubierto por toldos, flanqueado por tiendas de marroquinería y alguna joyería. Ese olor a piel te traslada directamente a cualquier zoco.  Allí compramos nuestros únicos souvenirs, dos bolsos y unas sandalias que llevamos orgullosos el resto de las vacaciones. Qué pena no tener ninguna foto buena, había tanta gente que era sumamente dificil!

Calle de la piel en Chania

Volviendo a Chalidon y caminando hacia el puerto nos encontramos con la Catedral Ortodoxa en la Plaza Athinagora, que está llenísima de gente a todas horas. En esta zona, también peatonal, disfrutamos de unas cervecitas frescas acompañadas de tapa griega.


Catedral de Chania

Tapeo cretense

Un poco más adelante está el Museo Arqueológico (nosotros no entramos) y el punto final de la calle Chalidon, que es la Plaza Sintrivani (o El.Venizelous, depende donde se lea). Aquí encontramos la famosa fuente veneciana de mármol blanco, que a mí personalmente no me dijo mucho, pero que sin duda es una estampa muy conocida de la ciudad. 


Plaza Venizelos

Esta plaza da paso al archifotografiado Puerto Veneciano de Chania, otro de los “top” del viaje. La verdad es que el puerto es mucho puerto y HAY que verlo, aunque dependiendo de la hora es un hervidero de gente y pasearse tranquilamente puede parecer misión imposible. Tiene forma de media luna (aproximadamente, eh), en un extremo de la cual encontramos el Faro. Construido por los Venecianos a finales del s .XVI con alguna restauración posterior por parte de los Egipcios, es uno de los más antiguos del Mediterráneo que aún se conserva aunque actualmente no está en funcionamiento. Justo enfrente del faro, en el otro extremo de la media luna está la Fortaleza Firkas, que antiguamente protegía el puerto y hoy alberga el Museo Naval. Entre ambas puntas está el paseo marítimo, con sus casas de colores, muchas de ellas históricas y que albergan restaurantes y tiendecitas en los bajos; a continuación la Mezquita de los Jenízaros o mezquita del mar, quizás el edificio más emblemático de la ciudad. Este pequeño edificio fue construido en el  s.XVII  durante la época turca y es una de las pocas muestras de arte islámico del Renacimiento. Actualmente acoge exposiciones y otros eventos. Más allá, encontraréis los antiguos arsenales.


Faro y mezquita en el Puerto Veneciano

Puerto de Chania


El Faro

Chania

Chania

Axos

Como ya había explicado antes, los últimos días que pasamos en Creta nos cambiamos de alojamiento. Además de ver la cara más turística y conocida de la isla, nos apetecía pasar un tiempo en un entorno más rural, menos “contaminado” y más tranquilo. Buscamos un agroturismo en internet y localizamos uno que nos llamó muchísimo la atención. Allí pasamos el fin de semana previo a la vuelta Atenas. El establecimiento se llama Enagron Ecoturismo y es espectacular, así sin más. Es bastante más caro de lo que nosotros solemos frecuentar, pero es un sitio muy especial. Así que nos dimos el capricho. Cuenta con una piscina tan bien diseñada que se camufla con el entorno. De día para uso de los clientes y por la noche se llena de ranas, un espectáculo para los niños. El restaurante es de comida tradicional buenísima, hay spa (nosotros no lo probamos) y además organizan actividades tipo talleres sobre hierbas medicinales de su propio huerto, cocina (hacer pan, hacer queso...) o excursiones por el entorno. Yo le pongo un 10, nos encantó.

Enagron Ecoturismo

Enagron Ecoturismo

Enagron Ecoturismo

Enagron Ecoturismo

El resort está situado al fondo de un escarpado valle en la falda del Monte Psiloritis, en la provincia de Mylopotamos. Pertenece a la pequeñísima localidad de Axos, una de las más antiguas de la isla, habitada desde el origen de los tiempos. Recorriendo sus enrevesadas calles nos dio la sensación de estar en una peli de cine de barrio, de esas de los años 50. Señoras vestidas de negro riguroso, rebaños de cabras, casas a medio encalar, señores descamisados sentados en las tabernas…  Puede verse, en horario pactado, una pequeña exhibición de oficios tradicionales, como los telares o el pastoreo. También hay varias iglesias, que están cerradas pero pueden visitarse si encuentras la persona que tiene la llave. La carretera para llegar hasta allí es una curva tras otra, pero la zona es preciosa y alterna montes de más de 2000 metros y valles sembrados de olivos.

Muestras de artesanía en Axos

Muestras de artesanía en Axos

Calles de Axos
Los rebaños vuelven a casa por la tarde

Agios Ioannis, Axos

Alrededor de Axos hay muchos pueblos similares, altamente rurales. No nos paramos a visitarlos pero la mayoría están unidos entre sí por carretera principal y nosotros atravesamos unos cuantos en nuestro camino desde Chania  y después hacia Heraklion. La sensación es que están anclados en el siglo pasado y que el tiempo allí debe pasar muyyyy despacio. Totalmente al contrario que en los hiperturísticos pueblos de la costa, que en realidad están sólo a unos kilómetros de distancia.

A pesar de que estábamos en un estupendísimo resort y a pesar de que ese ardiente fin de semana alcanzamos los 45 grados, somos culos de mal asiento. En nuestro plan inicial no estaba el visitar el Palacio de Knossos, pero visto que estábamos a unos 60 km, no pudimos evitar el madrugar la mañana del domingo y desplazarnos unas horas para ver el recinto arqueológico. ¿Y si no volvemos a Creta nunca más?  Pero como decía Ende, eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.

Continuará...

RELATO DE VIAJE A CRETA, por Miriam.

sábado, 12 de agosto de 2017

VACACIONES EN CRETA (II) - Junio/Julio 2017

... Viene de Vacaciones en Creta

Habíamos dividido nuestra semana y pico de vacaciones en Creta en dos partes. Los 4 primeros días los pasaríamos a pie de playa y los 3 últimos en alguna zona rural del interior de la isla. Lo primero que tuvimos que decidir es qué parte de la isla queríamos ver. Creta tiene una extensión de 8000 Km2 y aunque la mayoría de las carreteras están en buen estado, es muy montañosa, de manera que las distancias no son cortas. Además nosotros somos “slow-tourists”, es decir, no queremos volver a casa más cansados de lo que salimos, así que solemos tomarnos los viajes con mucha calma. Por lo tanto, centramos nuestra visita en la mitad oeste, donde se encuentran Chania, la garganta de Samaria y otros puntos turísticos fuertes de Creta.

Los primeros días nos alojamos en los apartamentos JeChrina, a unos 4 km de Chania, en la localidad de Agious Apostolous. Es un pequeño complejo de gestión familiar, con piscina y un restaurante de cocina casera. Lo encontramos en Booking muy bien de precio y estuvimos estupendamente. Nuestro plan del día a día era: excursión por la mañana, comer fuera, siesta y piscina por la tarde y paseíto nocturno en Chania.

Paseo marítimo de Agious Apostolous



Playa de Elafonissi

Para nuestra primera excursión no fuimos nada originales y escogimos Elafonissi, una playa situada en el suroeste de Creta, a unos 75 km de Chania. Está considerada de las mejores (si no la mejor) de la isla, así que las expectativas eran muy altas. Estudiando el mapa, nos planteamos dos opciones de camino. La que no escogimos, era ir por carretera hasta Paleochora, en el sur, y una vez allí intentar coger un barco que nos llevara a Elafonissi. Esta posibilidad la habíamos leído por algún sitio en internet y nos hacía gracia, por combinar dos visitas diferentes el mismo día. El tema es que una vez allí no pudimos llegar a concretar si existía el mencionado barco (nadie lo sabía), de manera que acabamos decantándonos por la opción segura, el camino directo Chania - Elafonissi beach. No hay problema en llegar, ya que la zona es muy turística y está bien señalizada. Eso sí, recomendamos madrugar, porque TODOS vamos a Elafonissi.


Para compensarnos, el camino nos gustó mucho. La carretera va bordeando la garganta de Topolia, un desfiladero con impresionantes paredes de piedra. Desde Topolia pueblo se accede a una ruta de senderismo por el cañón, de aproximadamente hora y media. Nosotros nos conformamos con fotografiarlo desde arriba, apartándonos de la carretera en algunos puntos señalados como “nice view”. En ninguno de ellos faltaba un tenderete con productos locales a la venta (no sé si las ganancias llegaban a compensar tremendo calor, pero en fin, hay que ganarse la vida…). En esta zona puede visitarse la cueva de Santa Sofía, pero nosotros vimos varios autobuses parados en las escaleras de acceso y nos pudo la pereza…  

Garganta de Topolia 

Garganta de Topolia - Carretera a Elafonissi


Tras una hora y algo de curvas, llegamos a la zona de Elafonissi. Antes de llegar a la playa propiamente dicha hay una amplia zona para aparcar. No os esperéis un parking acondicionado, es un área de tierra donde cada uno aparca donde le parece y si puedes pillar árbol con sombra, mejor. Caminas por unas pasarelas de madera y… ahí está. La playa tiene una extensión enooooorme, así que aunque había mucha gente, no nos sentimos agobiados. Los colores del agua abarcan toda la paleta del verde y el azul y la arena es blanca y rosa! Hay varios chiringuitos salpicados por aquí y por allá y es posible alquilar hamacas y sombrillas. Nosotros somos un poco huraños y no nos gusta estar cerca de la gente, así que no solemos hacer estas cosas, pero estando a más de 40 grados toda protección es poca así que nos alquilamos sombrillita y 2 hamacas (por unos 7 € todo), en primera línea. Para ir con niños, la playa es una gozada. Por mucho que andes, parece que el agua nunca llega a cubrir más allá de las rodillas. Una de las posibilidades es caminar hasta la “isla de los ciervos”, que está justo enfrente. Como el agua no tiene apenas profundidad hay quién pilla sus bártulos y con los brazos en alto se va hacia la isla a buscar intimidad.

Playa de Elafonissi

Playa de Elafonissi

Estuvimos a remojo hasta el mediodía. Ya de vuelta, nos paramos a comer en una de las muchísimas tabernas que hay por el camino. Aquí aprendimos que en Creta suelen regalar algo de postre (fruta, un pastelito, helado) y un chupito de licor.


 Monasterio de Agia Triada y Lago Kournas


Para la excursión mañanera de nuestra segunda jornada en Creta, escogimos una ruta alejada de las playas. Nos apetecía ver el monasterio de Agia Triada (Santísima Trinidad), de culto ortodoxo como la mayoría en Grecia y del cual teníamos buenas referencias. Este monasterio se encuentra en la península de Akrotiri, relativamente cerca de nuestro alojamiento. Desde Chania hay que tomar la dirección al aeropuerto y unos kilómetros antes ya hay indicaciones al monasterio (Agia Triada Moni). Hubo algún momento en que pensamos que nos habíamos equivocado de camino, ya que la carretera se adentra cada vez más en la montaña y no parece que el aeropuerto pueda estar ahí…. Acabamos de convencernos de que íbamos bien cuando nos cruzamos con el autobús que hace la ruta Aeropuerto-Chania. Al llegar al recinto, dejamos el coche en la explanada de tierra que hace de parking y volvemos a enfrentarnos a los 40 grados del exterior, con nuestras gorras, crema solar y botellitas de agua. La imagen del guiri clásico, vamos. En el arco de entrada había un señor vendiendo tickets (2€ por cabeza) y que sin mucho diálogo me tendió una especie de pareo negro para que me tapase las piernas. Hay que ir vestidos con cierta decencia para entrar y yo llevaba pantalón corto (y fucsia). Había poquísima gente, así que disfrutamos la visita. El recinto está muy bien cuidado y es un remanso de paz. Los jardines están plagados de bunganvillas y palmeras. Las cúpulas bizantinas de la iglesia son preciosas. La iglesia es pequeña y cuenta con una nave central y un par de capillas. Su interior está ornamentado hasta el último detalle, como corresponde a los templos ortodoxos, con lámparas, velas y figuras del pantocrátor, la virgen y los apóstoles correspondientes. Otro mundo el de los cristianos ortodoxos.

Entrada al recinto 

Agia Triada

Agia Triada

Agia Triada
A escasos 5 km de Agia Triada y escondido en las montañas hay otro monasterio, el Gouverneto. No es tan conocido, pero dada la poca distancia entre uno y otro, también lo fuimos a ver. Este último no nos sorprendió tanto, es mucho más austero que Agia Triada. Tras pasar por un bosquecillo se llega al edificio exterior, que es rectangular y se asemeja a una fortaleza. Si atravesamos la pequeña puerta principal, accedemos a un patio ajardinado, en el centro del cual está la iglesia. El interior de ésta es igual de barroco que el de Agia Triada. Todo esto lo hicimos solos, allí solamente había gatos y cigarras cantando (y puede que algún monje asomado a las ventanas).

Como nos estábamos achicharrando literalmente, decidimos volver al coche y poner a tope el aire acondicionado. Nos dirigimos hacia Kournas, a unos 50 km dirección Rethymno, para ver el lago y comer por allí. Por el camino, pasamos cerca del yacimiento de Aptera (que teníamos apuntado como visita opcional), pero no tuvimos valor de pararnos a ver ruinas romanas con la temperatura que hacía. Según nos vamos acercando a la zona de Georgioupoli, empezamos a ver resorts y hotelazos en primera línea y la verdad es que nos quedamos sorprendidos, porque a pesar de que la zona donde nos hospedamos también es bastante turística, no hay alojamientos de este tipo. Nosotros nos alejamos del mogollón y cogemos una carretera secundaria un poco al azar para buscar un restaurante. La gracia es que en Creta hay “taverns” por doquier, así que algún km más adelante nos paramos en la taberna Nikos (que de hecho nos llamó la atención porque podíamos dejar el coche debajo de un emparrado y había zona infantil). Tras comer, descansar y columpiarnos un poco, vamos a echar un vistazo al lago.

El lago Kournas es famosete por ser el único lago natural de agua dulce de Creta. Recoge sus aguas de las cercanas montañas blancas "Lefka Ori". Visto desde cierta altitud (en la carretera de acceso hay algún mirador) es muy bonito, ya que está rodeado de montañas verdes y el color de sus aguas varía según le da la luz. Pero una vez abajo, nos decepcionó un poco ya que por la zona hay varios restaurantes, un kiosko de alquiler de barcas, tiendas y bastante suciedad. Habíamos leído que era zona protegida por su biodiversidad, pero no nos dio la impresión de paraje idílico...y se nos pasaron las ganas de bañarnos en él. Nos conformamos con la foto hecha desde arriba.

Vista del Lago Kournas

Playa de Falassarna

Está claro que alguna vez en la vida habrá que volver a Creta. No sólo porque deliberadamente hemos decidido ver sólo la parte oeste; además es que nos vemos obligados a cambiar planes sobre la marcha debido al calor que está haciendo. Son las vacaciones más abrasadoras que recuerdo. Estamos a finales de Junio y para hoy se espera una máxima de 45 ºC, así que nuestro plan inicial de hacer senderismo por alguna de las famosas gargantas de Creta (¿Samaria?), nos parece una locura yendo con una niña pequeña. Cambiaremos excursión por remojón. Tras desayunar, consultamos el amplio catálogo de playas que tiene la isla y nos decidimos por Falassarna. A unos 45 km de nuestro apartamento y en un emplazamiento muy bonito, nos acabó gustando más que Elafonissi (influye el hecho de que aquí había menos gente). La cala que escogimos estaba rodeada de pequeños acantilados y el agua era taaaaan transparente... Había oleaje, pero solo el justo para que el baño fuera más divertido. Disfrutamos mucho en esa playa. Aunque me imagino que en temporada alta debe ponerse hasta arriba de hamacas y sombrillas.

Ya no tuvimos tanta suerte a la hora de comer, porque el único restaurante que localizamos a la vuelta tenía el ventilador (que no aire acondicionado) estropeado. Así que comimos sudando y deseando escapar de allí, pero esas son las típicas cosas de las que te ríes cuando las recuerdas....


Playa de Falassarna























Continuará...

RELATO DE VIAJE A CRETA, por Miriam